Qué es para mí el orden

Como ya he contado en mi presentación, el afán por el orden me viene de mi madre. Desde pequeña me enseñó que para tener una mente ordenada hay que rodearse de espacios ordenados y limpios. Y así crecí, con una madre trabajadora pero que siempre tuvo la casa ordenada y reluciente, con la colaboración de mi padre, de mis hermanos y de la menda.


Todos teníamos tareas asignadas. Compra, limpieza, lavadoras, plancha, jardín, cocina... todo se repartía entre los 5 o al menos eso era lo que mis padres intentaban. Nos educaron siempre en la igualdad, así que mientras yo quitaba el polvo mi hermano pasaba la aspiradora y mi hermana barría la terraza o lavaba los platos. No había sexos ni trabajos para unos o para otros, éramos personas que convivían bajo el mismo techo y, por lo tanto, si querías tu ropa limpia y comida en la mesa, ya sabías lo que había que hacer. ¿Qué te crees, que esto es un hotel? Era la pregunta preferida de mis padres.


Pero dejemos a mi mami a un lado y centrémonos a lo que íbamos, ¿qué es para mí el orden? Para mí el orden lo es todo. Es poder dedicar tiempo a mi familia sin agobios, poder disfrutar de mi tiempo sin remordimientos, poder salir de casa tranquila sabiendo lo que me queda por hacer al volver, la tranquilidad de saber que aún queda leche para el desayuno o qué podemos hacer de cena con lo que hay en el congelador.


Ser ordenada me permite tener el coco en su sitio y poder pensar con claridad. Poder anticiparme, planificar mis acciones, programar mi trabajo y organizarme el día sin estresarme.


Tener la mente clara cuando eres madre y además trabajas fuera y dentro de casa, como es mi caso, para mí es esencial. Si no llevara una agenda, si no supiera qué tengo que hacer mañana o cuándo debe llevar mi hija un cartoncillo del papel de wc al colegio, mi mente se bloquearía y no podría avanzar, notaría una especie de nebulosa en mi cerebro que haría que no pudiera ver con claridad. Necesito orden y organización para poder funcionar.


Te preguntarás si tanto orden deja espacio a la sorpresa, a hacer algo no programado. Por supuesto. Mi orden se basa en mi hogar, mi trabajo y lo que respecta a mis hijos. Todo para poder tener tiempo libre y poder dejar espacio a lo no programado, a lo no planificado, a lo no esperado. Y poder realizar cualquier actividad sin dolor de corazón porque dejo la casa desordenada o no he publicado el último post.


Lo sé, se puede vivir dejando las camas por hacer. Pero como ya te he dicho, en este blog mi intención es hablar de mi orden y de cómo afecta a mi vida. Te hablaré del orden en casa y en el trabajo, centrado en mi profesión, fotógrafa, y cómo afecta ambas partes en mi día a día, en mi tiempo libre y en mi familia.


Te hablaré de cómo organizo los menús semanales, la compra, la despensa, los armarios, cómo preparo una maleta o un viaje. También te explicaré cómo me afectan los olores, qué trucos tengo para la limpieza del día a día. Incluso también te explicaré que puedo llegar a perder el tiempo, como cualquier mortal, porque también soy humana. 


¿Puedes vivir en desorden y aún así llegar a todo? Por supuesto, hay quien lo hace y le funciona, aunque para mí sería imposible. Cuéntame tus impresiones, tus sugerencias, de qué te gustaría que hablara, en qué puedo ayudarte. Soy toda ojos para leerte.


Recuerda que también puedes seguirme en Instagram para estar al día.

Entradas Recientes

Ver todo