Preparando la lista de la compra

En mi nevera siempre hay un bloc de notas sujeto por un imán o bien hojitas recortadas que aprovecho de impresiones que han salido mal y así de paso reciclamos un poco.  Esas notas o el bloc es lo que usamos para ir anotando todo lo que se va terminando o creemos que es necesario comprar. Aunque también tenemos a nuestra ayudante Alexa, que solo con decirle que anote huevos en la lista de la compra, ya me aparecen en la app que llevo en el móvil.


Pero antes de ponerme con la compra reviso la lista, porque hay más de un despistado que anota gel de baño sin haber comprobado que en el armario de los productos de higiene personal hay aún dos botes por estrenar.


Una vez tengo la lista corregida planteo los menús de la semana. Es algo que también puedes hacerlo tú. En un folio, en una libreta o en un hoja de excel, da lo mismo. Lo importante es que plasmes qué tenéis intención de cocinar esta semana.


Una vez tengo el menú en la mano reviso en la nevera y en la despensa qué productos tengo y cuáles me faltan y así voy anotando en la lista de la compra.


Es muy importante, eso sí, tener la nevera y la despensa organizadas. No acumules productos que sabes que no vas a utilizar. No necesitas tener 3 clases de colines o 2 de tostadas a la vez. Compra un tipo, consúmelo y luego compra otro, porque si no lo que ocurrirá será que al final te caducarán los dos. Y ten todo a la vista. Si usas un armario, procura que esté ordenado y coloca los productos por familia, no mezcles el tomate frito con las galletas del desayuno. Una cosa a un lado y otra en otro. Puedes usar cestas de plástico que se montan, las venden en los chinos y son muy prácticas, por ejemplo.


Yo tengo una despensa a la vista. Usaba un armario pero era un follón. Siempre terminábamos colocando lo nuevo delante y atrás iban quedando productos antiguos que se estropeaban y los tenía que tirar, algo que me da mucha rabia porque es dinero que tiras a la basura y además, un gran desperdicio y poco solidario.


Una vez tengo controlado todo lo que corresponde a comida, me doy un paseo por los baños, compruebo que en ambos haya gel, champú, pasta de dientes, papel de wc, compresas y todo lo necesario para el aseo diario personal. Hago lo mismo con la colada, que no falte jabón y suavizante para la ropa, o productos de limpieza.


Te parecerá tedioso pero no lo es, para nada, no tardo más de 10 minutos en hacerlo todo. Es solo una vez a la semana y lo hago mientras mi marido recoge la cocina o acuesta a nuestra hija. Después, con mi lista completa, solo me queda sentarme con el ordenador y hacer la compra. Aunque esto te lo explicaré en otro capítulo.



RECUERDA:

  • Ordena la despensa.

  • Revisa lo que hay en ella.

  • Prepara menús con lo que tienes en la despensa para evitar que así caduque.

  • Compra lo necesario. 

  • Date un caprichito de vez en cuando para felicitarte por el ahorro de tiempo y dinero.

Entradas Recientes

Ver todo
Suscríbete para estar al día de las novedades

© 2020 by Eva Ruiz.

Aviso Legal