Mantener vs limpiar

No es la primera vez que te lo digo. Mantener es tan importante o más que limpiar.


En casa procuramos que siempre esté todo limpio y ordenado, pero no siempre es fácil, sobre todo lo primero. Somos cuatro personas compartiendo techo, cuatro personas totalmente distintas pero que debemos llevar la misma sintonía para que la convivencia sea mucho más fácil. Me leo y parece que solo comparta piso. No, somos una familia que nos queremos mucho pero yo tengo mi manera de ser y mi concepto del orden, mi marido tiene el suyo, mi hijo adolescente digamos que le da menos importancia, y ya no digamos la pequeña...


Es muy importante, como digo, estar todos de acuerdo en cómo queremos que sea nuestra casa y lo acogedora que nos resulta. Y todos coincidimos en que vivimos mejor y más felices en espacios ordenados y limpios.


Mis hijos saben que es indispensable tener su habitación ordenada. Hay momentos del día que el orden queda en un segundo plano, como en todos los hogares.


La motivación es esencial para llevar a cabo cualquier tarea, ya sea hacer deporte, dieta, poner una lavadora o subir el Everest. Todos necesitamos estar motivados y sentir que lo que vamos a realizar nos aporta un beneficio. A mí el orden me aporta tranquilidad, armonía y tiempo libre, por lo tanto me motiva el hecho de mantener la casa ordenada y limpia. Con los niños a veces no es tan sencillo. Debemos buscar otro tipo de atracciones que consigan que, por ellos mismos, sean capaces de realizar tareas en casa.


¿Por qué te cuento todo esto? Porque tanto lo que hagas tú en casa como los demás ayudará a mantener la casa ordenada. Mi madre siempre me enseño que puedes tener la casa más o menos limpia, pero si está desordenada, por muy limpia que esté, parecerá sucia. Y si está ordenada pero no está todo como los chorros del oro, esa falta de limpieza quedará en un segundo plano.


De nada sirve que os deis la paliza limpiando un sábado por la mañana si hay ropa por planchar sobre el sofá, juguetes esparcidos en el suelo de la cocina, toallas mal puestas en el baño o vasos en el fregadero por meter en el lavavajillas.


Al tener la casa siempre ordenada la tarea de limpieza es mucho más rápida y llevadera porque no pierdo tiempo colocando cosas fuera de lugar, recogiendo juguetes, doblando ropa o guardando zapatos. Pero es muy importante que toda la familia esté de acuerdo con la importancia de ese orden y de mantenerlo porque si no, lo que ocurrirá es que tú te estresarás, estarás de mal humor y discutiréis en exceso. Programa una reunión familiar, da igual si tus hijos tienen 16 o 5 años, explica con calma qué es lo que necesitáis, cómo podéis repartir tareas, poned como plazo una semana o dos para cumplir cada uno con lo establecido y cuando haya pasado ese tiempo, si todo el mundo ha cumplido su parte, respiraréis en un hogar ordenado y, lo mejor de todo, es que se mantendrá así porque verán que no es complicado. Y premiaos. Id a comer una hamburguesa en familia, id al cine o preparad una pizza casera. Aunque tener una casa ordenada debería ser motivación para todos, los premios lo son aún más.

Entradas Recientes

Ver todo